Salvando los muebles

4º temporal del invierno en Vitoria, y otra vez nos ha tocado ser una de las ciudades más afectadas de la Península. No sé cómo estarán entrenando por ahí, pero es difícil que menos que yo..
Las previsiones para el finde eran bastante malas, así que parecía que sacar la bici de carretera era misión imposible. El viernes hubo una pequeña tregua metereológica, así que cogí la BTT y otra vez a la nieve. Olárizu, Aretxabaleta y Armentia.

IMAGE_056

Esta vez con el espesor de nieve perfecto, 15-20 cm. 1h30 muy divertidos y cogiendo el truco a la presión de las ruedas, hasta que se levantó una venstisca terrible de agua-nieve y en 5 minutos me puse de agua como un Cristo.
El sábado tenía pensado salir a correr, pero había bastante hielo y tampoco era cuestión de jugarse el físico, así que gimnasio y 3000 de agua en el Estadio, con varios 50 en Ae3 en 38″ y series cortas de Ae1 en 1.32, bajando a 1.30 con palas.
Y el domingo que sólo iba a hacer frío, pero no iba a nevar.. pues sigue este asqueroso agua-nieve, que te empama en menos de lo que te cuesta calentar, así que otra vez al rodillo.
Hoy al menos he conseguido aguantar 1h30′.
10 calentamiento+10 a 200w (208,)+5 suave+5×2’30”,1’+40′ 165w+5suave.
las de 2’30”: 286(155), 292(157),286(162),279(164),272(160).
Parece evidente que he empezado demasiado fuerte, pero la media me sale 283, 12 w más que hace un par de meses, aunque las recuperaciones han sido bastante malas, ya que en las últimas no he bajado de 150 (153 en la última)

90'-5x2_30

Esta vez, la batería de motivación era: locafm, spotify, un partido de hockey sobre hielo femenino, y la triathlete para el aeróbico largo, que la verdad ha funcionado bastante bien.

El tiempo empieza a echarse encima: dos semanas para Rivas, y dos meses para Elche… y me noto como si no hubiera hecho otra cosa que nadar. Ni un entrenamiento decente en bici ni corriendo.. Parece que hay que ir pensando en cambiar la estrategia.

Passion.

Qué me mueve a estar desde octubre del año pasado buscando y probando monos, (labor sumada a la que ya hice con Iker el año pasado), a negociar con los distribuidores (aquí nadie regala nada), a ir con las muestras de un lado a otro para que todo el mundo tenga la opción de probarse el dichoso mono, a programar  reuniones de trabajo en función de una charla que tengo que dar en San Sebastián para intentar captar alumnos para el club, a dormir dos noches en un colchón en el suelo rodeado de polvo (gracias una vez más, Haritz), a levantarme un sábado a las 8 de la mañana para ir a hacer 3000m pagando, 6€ para entrar a una piscina municipal(estos de Donosti son pijos para todo), pasar 4 horas discutiendo alrededor de unas pizzas y bollería variada (sin siesta) la mejor forma de gestionar un grupo de 30 triatletas que además se empeñan en organizar un triatlón en Donosti en pleno verano… Y para terminar el fin de semana, de nuevo a las ocho de la mañana arriba, para andar en bicicleta por el Goierri en medio de la niebla y con el suelo mojado (pero qué maravilla cuando levantó).

A veces yo también me lo pregunto, pero realmente no es tan difícil. Un póster con esta frase decora mi habitación: “Nothing great in the world has ever been accomplished without passion.” – Hebbel

DTT