Test aerodinámico de monos. ¿Mangas o tirantes?

Una de las pruebas que tenía pendientes desde hace tiempo era probar en el velódromo los monos con mangas que se han puesto tan de moda últimamente.

Ya en el atletismo de los 80, Florence Griffith llevó en alguna ocasión un mono de cuerpo entero con supuestos beneficios aerodinámicos, aunque viendo la holgura con que lleva y con la perspectiva que tenemos de “aquello” 30 años más tarde, parece que era más para disimular el efecto de “otro tipo de ayudas”.

Creo que de los primeros que lo popularizaron fue Torbjorn Sindballe, alias “copito blanco”, en Kona, pero más por cuestiones térmicas y de protección de una piel nórdica contra el sol que aerodinámicas.

 

Puede que me equivoque, pero no fue hasta que Orca presentó unos datos en el túnel de viento con Andrew Starykowicz cuando se vieron los primeros datos aerodinámicos de los supuestos beneficios de estos monos y empezó a popularizarse “de verdad” el uso de las mangas en triatlón. Entonces se hablaba de ¡¡40w!! de ahorro a 50 km/h. Tuve ocasión de hablar con el entonces Jefe de Producto de Orca y comentarle que no me creía esos datos. Me dijo que era lo que el túnel había dado, que no había trampa y que eran los datos para un ángulo de incidencia determinado y a la velocidad que se indica en el test. De hecho en el link que he puesto, ahora se especifica que es el dato óptimo obtenido, que resulta con un ángulo de incidencia de 10º. (explicación del ángulo de incidencia aquí)

Bueno, no tengo razones para dudar de él, pero sí tengo bastantes dudas de los resultados que dan los túneles a veces. No hay más que ver que ni siquiera en la F1 cuadran resultados con la realidad, aunque en este caso, la mayor parte de veces es por un problema de escala que aquí no existe.

Ese ahorro de watios me parecían una barbaridad. Pero después de hacer unos test con ropa de invierno y de verano, me llamó la atención lo que se podía ahorrar en este aspecto. En este caso (bastante más extremo que ponerse unas mangas ceñidas) eran unos 30w a 40 km/h. Pero como digo, la diferencia en reducción de área frontal y de arrugas (CdA) es evidententemente mucho mayor que en el caso de tirantes vs mangas.

Gracias a Orca, que es la única marca que me cede de vez en cuando material para pruebas, he podido realizar tests aerodinámicos en velódromo abierto. Como preveía diferencias pequeñas, y porque intento corresponder a la confianza que ponen en mí, he puesto bastante cuidado en hacer “bien” el test, con un protocolo bastante repetitivo y eliminando todas las variables que he podido.

Tenía varios monos:

RS1 Dream Kona

226 PERFORM AERO RACE SUIT

 

Core Aero Race Suit- mangas

Y dos con tirantes

Gama Pro (el que uso en las carreras de hace unos años):

 

Core Race Suit

 

Normalmente me gusta hacer varias tandas de unos 5 minutos y al menos dos cambios de mono, para intentar compensar posibles cambios de viento (a pesar de ser óvalo hay zonas un poco más protegidas que otras), de temperatura, incluso de trazada, que puede ir cambiando según voy cogiendo confianza en el peralte. Todos los test lo he hecho con la bici de piñón fijo de pista, que bien por ser más sencilla o por tener menos pérdidas en la transmisión, siempre me da resultados mucho más repetitivos y con menos dispersión que con la cabra de carretera.

Siempre tengo en cuenta la presión del aire (medida con la estación del Aeropuerto de Foronda)  y la temperatura en cada tanda para calcular la densidad del aire. También intento ir siempre con la misma presión en los tubulares (10bar) para tener el mismo Crr y guardarme la opción de poder comparar entre ensayos de diferentes días, pero sólo a nivel de “despejar dudas”. En cualquier caso, y esto es muy importante, los datos buenos, de los que me fío son los que me salen en la diferencia entre monos probados en un mismo día. 
Por ejemplo. Suelo probar dos monos en el mismo día: RS1 vs 226.
RS1: 2 x5′ a 250w (40 km/h).
Me cambio:
226: 4×5′ a 250w (40 km/h)
Me cambio:
RS1:  2 x5′ a 250w (40 km/h).
Estoy bastante satisfecho la repetitividad es en general muy buena y hay muy poca dispersión en los resultados.
En total tengo 6 días de test, con un total de 53 tandas de 5′. (6*8 + algunas extras), por lo que son unas 700 vueltas al velódromo. Siempre se pueden hacer más, pero creo que los datos son bastante concluyentes. He probado:
  • RS1 : 4 días
  • 226 Mangas: 2 días
  • Core Mangas: 2 días
  • Mono Pro Tirantes (mío): 3 días
  • Core Tirantes: 1 día
Cuando hay diferencia medible, es prácticamente en todos los test: Por ejemplo, si el 226 con mangas es mejor que el Core con mangas, se ve en las 4 tandas realizadas con cada uno. No hay que hacer un estudio de los datos para buscarle 3 pies al gato, lo que facilita mucho las cosas.
Pongo los resultados de cada uno de los días y al final el resultado total, que he obtenido haciendo comparaciones dos a dos, no haciendo el promedio de todos los intentos con cada mono.
Día 1: RS1 vs Pro tirantes ( casco normal):
Rs1:              0,247,
Pro Tirantes  0,251;
Diferencia: 0,004; 3,3w a 40 km/h
Día 2: RS1 vs Pro tirantes (casco normal):
Rs1:              0,242,
Pro Tirantes 0,247;
Diferencia: 0,005; 4,1w
Día 3: 226 manga vs Pro tirantes (casco aero):
226 manga:              0,240,
Pro Tirantes              0,2465;
Diferencia: 0,0065; 5,8w
Día 4: 226 Manga vs Core Tirantes (casco aero):
226 Manga:               0,242,
Core Tirantes             0,249;
Diferencia: 0,007; 4,1w
Día 5: RS1 Manga vs Core Mangas (casco aero):
226 Manga:              0,242,
Core Mangas            0,250;
Diferencia: 0,008; 6,6w
Día 6: RS1 Manga vs Core Mangas vs 226 Mangas  (casco aero):
RS1 Manga:              0,235,
226 Manga:              0,235,
Core Mangas             0,240;
Diferencia: 0,005; 4,1 w.
El resumen final sería,

 

La conclusión final sería, que el efecto de las mangas (tras comparar monos del mismo tejido con y sin mangas) puede establecerse en mi caso en una mejora de entre 3 y 5 w. No sé si tanto como espera la gente, pero mejoran. Son 60 y 80 segundos en 90 km, que en 180 km ya serían entre un 1’30 y 2’40”.
Pero, por otro lado, también se ve que la calidad del tejido tiene su importancia. No cualquier mono con mangas te hace más rápido. Es más, podría hasta empeorar respecto a un mono de tirantes. No sé si el Cd del tejido en sí o el hecho de que se puedan crear arrugas, pero influye. Lo mismo ocurre con la calidad del tejido en los monos de tirantes. Este efecto representaría alrededor de 4 y 6w en el caso de los monos con mangas y 2-3 watios en el caso de los monos de tirantes. .
Finalmente, hay otros aspectos, no menos importantes, que creo que hay que valorar antes de comprar un mono u otro. La comodidad principalmente nadando,  pero también en bici y corriendo, la transpirabilidad del tejido, la protección contra el sol, el comportamiento en el agua, secado, el tiempo que te puede costar ponértelo en la transición sin arrugas, etc. Son aspectos bastante subjetivos donde de momento no voy a meterme, pero sí que por ejemplo, el RS1 se notaba más fresquito que el 226, aunque este último me ha gustado mucho.

San Silvestre 2019. 10º.

Como todos los años que puedo hacerlo, el 31 de diciembre corrí la San Silvestre de VItoria. Es sin lugar a dudas, mi carrera favorita. En casa, nocturna y explosiva. El circuito no es el más bonito de los últimos que se han probado (recuerdo uno por el casco viejo que fue increíble), pero sí es rápido, y con mucha gente animando salvo en el kilómetro inicial.
Para este año, el objetivo era intentar mejorar mi marca, conseguida (una vez más) en 2014 (3’18/km) Como el circuito no era exactamente igual por las obras (sólo unos metros menos), el objetivo era el ritmo marcado por el GPS. El segundo objetivo, que ya no dependía directamente de mí, era quedar de una vez entre los 10 primeros y conseguir salir en la clasificación oficial.

Después de la Media Maratón, tal como tenía previsto, levanté mucho el pie. Uno de los objetivos de la temporada, es no lesionarme y no ponerme enfermo: recuperar BIEN, es uno de los ingredientes claves y una de las principales diferencias entre los jóvenes y los no tan jóvenes. En este caso, la fatiga previa de la carrera y que estaba con Adrián esta semana hicieron el resto.

Si para la Media tuvimos un tiempo bastante bueno ( con excepción del viento de los últimos kilómetros), para la San Silvestre nos tocó una típica tarde vitoriana de diciembre a 0 grados. Decidí correr con pantalón corto, camiseta interior fina de manga larga y guantes finos. El problema no es el frío durante la carrera, si no los más de 15 minutos que tienes que estar esperando en la línea de salida para coger sitio si no eres atleta federado.

Se me quedaron fríos hasta los pies, pero en cuanto se dio la salida, todo eso se olvida (más o menos). Este año me coloqué algo mejor, pero aun así, en los primeros 100 metros estaba en el puesto 30 más o menos. Codo con codo con Elena Loyo, empezamos a remontar sin perder la cabeza, con esta nueva estrategia que estoy siguiendo de no morirme en los dos primeros kilómetros. De tal forma que el primer kilómetro lo paso en 3’14” en lugar de los 3’07” de años anteriores, pero progresando claramente y dando caza al grupo en el que va mucha gente de mi grupo de la Media. Llegamos al km2, (3’14”) ya con el grupo alcanzado y cojo un poco de aire. Me noto cómodo y paso a liderar el grupo con un chico que va con camiseta de tirantes (..). En el Paseo de la Música, decido volver a quedarme atrás. Ya sólo vamos 5 ó 6 en fila india.

Llegamos a Manuel Iradier, me vuelvo a crecer porque me acuerdo de que en 2016 fue ahí donde ya empecé a a flojear, veo que se nos va un poco el ritmo (3’2x”)y vuelvo a tirar. Intento aprovechar el impulso de las Vaporfly braceando mejor, como he hecho en las series de este otoño y parece que funciona. Me noto entero hasta que llega el final de la calle, con la cuesta de subida a la plaza de toros y llega el primer momento de debilidad. Por suerte, llega mi calle… Busco a mi familia en la penumbra de la calle. Veo a Adrián y Aimar con mi madre, pero esta vez no tengo ya fuerzas para ir a chocarles la mano…

Encaramos Los Herrán, que por algún motivo, supongo que la cercanía a Judizmendi, siempre es donde más veces oigo mi nombre. Ver a Susana me da el impulso definitivo. El grupo se estira y vuelvo a intentarlo. 3’11!!. Por delante veo a Abecia, que parece que ha petado y podemos llegar a cogerle. No tengo ni idea del puesto en el que vamos. Me ha parecido oir 7-8, pero no termino de pensar en eso.

Vamos en fila india, pero separados entre nosotros ya 4-5 metros que parecen insalvables. Subo Portal de Villarreal sin hundirme del todo. Ya sólo queda la calle Francia. Voy sufriendo de verdad, me estoy acercando a Gonzalez de Heredia, pero creo que no va a ser suficiente. Noto que ya no tengo ninguna fluidez corriendo y el efecto de las Vaporfly parece haber desaparecido. Uno de los chavales que iban en el grupo (yo ya no contaba con él) nos pega una pasada increíble y yo esprinto como puedo con la cabeza más torcida que Mancebo subiendo el Tourmalet hasta llegar a meta, donde una de las chicas de la organización, me pregunta mi nombre… porque he quedado 10º, y voy a salir en la clasificación… No lloro de la emoción porque tengo la cara completamente congelada… Pero es un día de los grandes: salgo en la clasificación de la San Silvestre!

Consigo mirar el reloj: 3’17/km. Doble objetivo cumplido. Mi carrera más rápida, mejorando la de 2014 y mucho mejor que la de 2017. (Strava está muy bien para estas cosas).

Va una de números…

Desde hace un tiempo estoy haciendo más caso a las métricas de carrera que da Garmin (entre la cinta HRM-Tri y el sensor de candencia del 935XT) y cosas muy interesantes. En realidad, la física de la carrera a pie es muy sencilla: para una cadencia constante, hay una relación lineal entre la velocidad y la zancada excel, y aunque menos clara, también la hay entre el tiempo de contacto con el suelo y la velocidad. Pongo aquí los ejemplos de 2017 (3’25″/km) y 2019 (3’17″/km).


Conclusión: si quieres ir más rápido o aumentas la cadencia o aumentas la longitud de la zancada. Yo soy partidario de la segunda, y en mi opinión, la única forma de conseguirlo es trabajando la técnica de carrera. Y al igual que ocurre con la natación, creo que es más eficaz, estar concentrado mientras corres, fijándote en lo que haces y cómo lo haces y trabajar la velocidad, que matarse a hacer ejercicios puros de técnica. Por otro lado, hacer cambios en la técnica de carrera creo que es más difícil si cabe que en la natación, por ser un movimiento que tenemos más interiorizado, pero hay pequeños detalles que pueden hacer algo de diferencia; y una diferencia de un 1 cm en la zancada, repetida un 174 veces en un minuto, son casi dos metros… Eso en 1km ,son unos 7 metros… En cualquier caso, como siempre, lo que se mide se puede mejorar, así que al igual que hice con los análisis de las NIke, me estoy fijando algo más en las metricas de carrera. De momento, sin intentar cambiar nada. Sólo entenderlas.