Comienza oficialmente mi temporada (2013)-2014

Después de 15 días de descanso total, y otras dos semanas en la que me he ido activando poco a poco, hoy comienzo oficialmente mi temporada 2013-2014. Será mi 13ª temporada en esto del triatlón, y como llevo anunciando desde hace tiempo, va a ser la más “atípica” desde que empecé. La falta de tiempo (todavía más) va a ser la nota predominante de la temporada, lo que va a provocar que la mayoría de mis esfuerzos se vean centrados en encontrar nuevos huecos para entrenar y sacar el máximo provecho del tiempo que emplee entrenando. Probablemente, sea la primera temporada en la que dejo de mejorar. Voy a intentar que no sea así, pero ya tengo asumido que puede pasar, y si pasa no voy a llevarme mal rato.

Va a ser una temporada de cambios. El primero es que de momento, a estas alturas, todavía no tengo objetivos. Sí tengo claro que voy a cambiar el tipo de carreras que pretendo hacer: carreras cortas, de precios razonables y si no cambia nada dentro de la FETRI en los próximos meses, fuera de la organización de esta Federación dirigida por un auténtico JETA.

A corto plazo, que es lo único que puedo plantearme en estos momentos, quiero meterle caña a la bici de montaña (este año sí), por lo menos hasta diciembre-enero, pero sin dejar la cabra, que pretendo usar en el rodillo (al menos 1 vez a la semana) y algún día de fines de semana. La Giant XTC Composite 2 de 29 pulgadas es la inversión más grande que he hecho (y voy a hacer) para esta temporada. Tal vez le haga un análisis un poco más detallado algo más adelante, pero de momento estoy contentísimo con ella. Sobre todo, me da muchísima seguridad bajando, aunque todavía tengo muuuucho que mejorar

La llevo acompañada del Garmin Etrex 30. Otra cosa que tenía entre ceja y ceja desde hace tiempo, y que me está dando una libertad terrible para salir sólo por las innumerables pistas y senderos alaveses. Una maravilla.

Lo de los duatlones de montaña creo que lo dejaré para otro año (no creo que un calentón de 2 horas y de esa intensidad a estas alturas sea lo más recomendable cuando todavía no he empezado a correr), pero sí que me gustaría hacer algún Tri-Cross en verano por variar un poco.

Espero ir poder ir concretando las novedades,  objetivos, material y diversas pruebas que estoy haciendo durante las próximas semanas e ir terminando unos cuantos posts que tengo a medias. Se me acumula el trabajo!!

Balance de la temporada 2013

Han pasado ya dos semanas de descanso desde que terminé la temporada que me han servido para meditar algo más sobre lo que ha sido la temporada.

Para hacer un balance serio, creo que lo mejor es ver cuáles eran los objetivos a principio de temporada. Tenía planificados dos picos de forma donde tenía que intentar hacerlo lo mejor posible. Uno coincidía con Abu Dhabi y el otro Vitoria. Dos pruebas de Larga Distancia de verdad. La primera con poco tiempo para entrenar (por lo que empecé la temporada muy pronto) y otra a finales de julio, con tiempo de sobra incluyendo un mes trabajando de 7 a 15h. El resultado en las dos fue el mismo. DNF. Por un motivo u otro, pero DNF. Así que en lo que a estas carreras respecta, que eran las pruebas respecto a las que han girado los entrenamientos de la temporada, fracaso absoluto. Nunca me había retirado sin mediar avería, y en las dos pruebas principales me retiré por no poder más. Ya he hablado mucho de las causas: calor y falta de entrenamiento para Abu Dhabi por culpa de la incesante lluvia de invierno y una bronquitis mal curada, y un entrenamiento demasiado duro para cómo estaba tras mi período con el hierro bajo en Vitoria. Pero como de las derrotas es de donde más se aprende y éstas han sido bien duras, lo mejor que puedo hacer es no olvidar qué es lo que hecho mal.

Empecé como un tiro en otoño, consiguiendo puestos en las carreras populares de Vitoria que nunca había conseguido a pesar de no entrenar de forma específica la carrera a pie (pero sí mucha piscina) y mejorando mi marca en la Media Maratón, pero entonces llegó la bronquitis y una sucesión de malas decisiones provocadas por mi impaciencia se cargaron la parte principal de la temporada. Infravaloré las bronquitis, no aguanté una semana más en enero sin entrenar por intentar llegar a Abu Dhabi. Como Abu Dhabi no salió bien, hice algo de descanso pero por lo que parece, no el necesario. Lo recorté para intentar hacerlo bien en Elche. Y lo hice bien. Muy bien. Pero tampoco paré ahí. Doblé en Senpere (no tengo la capacidad de recuperación de Bizkarra y para mí, dos carreras en un fin de semana son mucho), seguido me fui una semana a Benicassim a doblar todos los días… y seguí sin descansar.. Hasta que todo reventó por los aires unos días antes de Bilbao. De ahí, otra carrera a la que no me presenté (Zarautz), Donosti a la que llegué mal… Y en julio parecía que todo iba mejor, pero terminé pasándome (más que entrenar mucho es que mi cuerpo no estaba preparado para esa carga) y lo pagué.

Tras fallar en Vitoria, me tomé los días de descanso que me hacían falta, decidí dar un cambio de dirección al rumbo de la temporada centrándome en entrenar con más intensidad y menos volumen para competir más y más corto y por fin todo empezó a mejorar. Castro, Zumaia, Valbuena de Duero, Valtierra, fueron carreras donde disfruté de verdad (para eso hay que estar bien) y encima conseguí buenos resultados.

Así que las lecciones aprendidas serían:

-paciencia ante las enfermedades. Como le leí a Clemente Alonso: Un tío mal entrenado corre más que un tío cojo.

-Descanso. Hay que saber descansar. La asimilación se consigue descansando tras las cargas de entrenamiento y a mí no me vale con los descansos activos. No puedo entrenar más de 10-12 días seguidos. Necesito al menos un día de descanso total cada dos semanas y los parones tienen que ser parones de verdad.

Aparte de eso, esta temporada me ha servido para convencerme de que no me gusta la larga distancia. No me divierto entrenando ni compitiendo en distancias tan largas. Así que para el año que viene, distancias cortas a poder ser sin drafting para que las tres disciplinas cuenten de verdad y, como mucho, uno o dos MD. No tengo el calendario definido ni mucho menos, porque ahora sí que todo esto no va a depender completamente de mí, pero sí sé por dónde van a ir los tiros. La temporada que viene será una temporada de muchos cambios y algunos muy importantes que ahora mismo no me permite tener ni puñetera idea de lo que voy a hacer ni cómo lo voy a hacer.

Por terminar, a pesar de todo, y como parte positiva, estoy satisfecho porque aunque no se haya visto reflejado en todas las carreras, sigo mejorando. Estoy muy orgulloso de haber podido mejorar año a año, despacio pero constante. Me sigue encantando entrenar a pesar de los sacrificios que conlleva, pero además, el ver que siguen sirviendo para continuar mejorando me proporciona una satisfacción personal terrible y muchas ganas de seguir insistiendo.

Triatlón Sprint de Valbuena de Duero. Análisis.

A estas alturas me da un poco de pereza escribir el análisis del triatlón de Valbuena de Duero: primero porque lo tenía medio hecho y lo he perdido y no hay cosa que más me joda que repetir cosas que ya tenía hechas y segundo porque hace ya unas semanas que pasó, ya he escrito todo lo de Valtierra, llevo una semana y media de descanso…. Pero fue un triatlón sprint completamente diferente a lo que había hecho hasta ahora, en condiciones complicadas y peculiar en su desarrollo así que creo que merece la pena.

Como ya escribí en la crónica, me encontraba bastante mal después de una semana de mucho estrés en el trabajo que terminó con un viernes maratoniano con comida fuera de casa incluida. El sábado no me encontraba mucho mejor (si no hubiera ido con Guz creo que me habría quedado en casa) y desde que empezó la natación me noté muy flojo y me pasaron por todas partes hasta que se estabilizó el asunto.

Me salen 550 metros con el Garmin en 8:30. No sé si había corriente o no, pero en cualquier caso, una vez más esta temporada, mala natación.

En la bici empecé a encontrarme mejor, aunque con el pulso acelerado. Dadas las circunstancias de carrera, decidí no esperar a nadie y hacer los 20 km en solitario. Aguanté bien, sin hacer watios en las subidas para tirar cohetes pero por lo menos las hice a potencia constante (suficiente para marcharme en la primera y mantener en la segunda) y casi iguales entre sí: (309 y 174 ppm y 316 y 175 ppm)

Sin embargo el promedio de watios fue bastante bajo: 254w y 280 normalizado con 171 ppm, comparado con las otras carreras que he hecho en septiembre: Zumaia (270/302/-) y Valtierra (257/296/168) y a pesar de ello, llegué muchísimo más fundido a correr.

Así que el resultado en el último parcial fue uno de los peores últimos parciales de mis últimos años en distancias cortas. No sólo en tiempo/ritmo, ya que ni la dureza del circuito ni el calor que hacía ayudaban para hacer buenas marcas, sino porque por primera vez desde que hago triatlón no me pude exprimir hasta el final porque ya estaba muerto en el km3.

Como dije en la crónica, creo que la estrategia fue correcta. Si hubiera esperado al grupo de atrás, Alfonso Martínez me hubiera machacado igual corriendo, y me arriesgaba a no entrar con el grupo en la T2. El “fallar” corriendo fue producto de la petada general que llevaba consecuencia de toda la semana y sin embargo, el resultado global es que conseguí un puesto más que bueno aunque me supuso un esfuerzo como hacía mucho tiempo no tenía, pero que en general me dejó satisfecho por haberle echado un par de huevos y sobreponerme a un mal día, aunque lo de quedar 4º me fastidia casi tanto como tener que escribir algo que ya tenía hecho…

I Duatlón de Valtierra. Análisis.

En los sprints la gente suele decir que como se va a fuego, lo de los tiempos, referencias, watios, etc, no sirve de nada. Bueno, los que me seguís ya sabéis que no soy de esa opinión. Creo que una de mis mayores virtudes es conocer bien dónde está el límite de mi cuerpo, lo que no quita para que me guste llevar “todo controlado” en carrera. A estar alturas, creo que sería capaz de decir los parciales que he hecho por kilómetro con menos de 5 segundos/km y de menos de 10w error. Entonces, ¿por qué llevas tanto chisme en carrera? Pues porque aparte de que me da una tranquilidad extra, me ayuda a saber dónde puedo mejorar, dónde he flojeado, etc. Voy a exponer unos ejemplos.

Sector 1- Carrera a pie

Salí a correr sin marcarme ningún ritmo objetivo: la última referencia que tenía era de hace un año en Ermua, pero tras salir escopeteado 30 segundos más tarde que el resto, no tenía demasiada validez. No obstante, he conseguido encontrarme “cómodo” rondando el 3:20/km en triatlones sprint, así que por ahí tenía que andar.

La verdad que pensaba que había ido algo más relajado, pero  al final fui 180 ppm casi todo el rato, para mantenerme todo el rato por debajo de 3:25/km y hacer un parcial de 3:18/km que no mejora por un pelín la persecución de Ermua. Muy contento.


sector1

Sector 2 – Bici

Carrera muy estratégica como ya describí en la crónica, pero donde los watios aportan bastante luz:

Promedio: 257w, normalizados 296 y  168 ppm. Más potencia  que en Valbuena, donde llegué fundido a la T2 253/280/171 (tengo todavía pendiente ese análisis) pero menos que en Zumaia (270/302/-). Por momentos pensaba que íbamos demasiado despacio, pero luego los acelerones hacían daño. Desde luego, se ve que no fuimos de paseo precisamente, y por otro lado, me sirve para confirmar que en Valbuena no tuve buen día y corrí por encima de lo que podía dar aquel día, así que reventé.

Más cosas interesantes: 11 picos de más de 500 watios. O sea, que llevábamos bueno rollito y fair play en el grupo de cabeza, pero todos queríamos ganar.  Estos ataques no duraban demasiado. No sé si por falta de fuerza, porque el repecho no daba mucho más de sí, o porque irse de 4 no era nada  fácil.

sector2a

También se ve cómo el último ataque a la despesperada no pasé de 720 w, que cayeron enseguida. Nada que ver con el de Zumaia, en el que tuve más éxito, a pesar de que luego la lié porque no era el sitio adecuado.
sector2b

Creo que son ejemplos bastante ilustrativos de la utilidad de un sensor de potencia también para carreras de este tipo. Evidentemente, no iba mirando los watios (más que nada porque llevaba el Garmin en la muñeca), pero ahora ya sé de cuánto tienen que ser las arrancadas para escaparme, a cuánto hay que ir para no perder un grupo del nivel del sábado, etc. Pero bueno, que no tengo ni quiero convencer a nadie.

También se ve que llevo cadencia entre 95 y 100 rpm  la mayor parte del tiempo. Lo tengo que mirar con más detalle, pero estoy casi seguro que antes de llevar los Osymetric  no la llevaba tan alta.

sector2c

Sector 3 -Carrera a pie.

Mientras aguanté por debajo de 3’20”/km, estuve detrás de Ibai Alba. Pero eso no era sostenible para mí, así que terminé cediendo, pero acabé marcando un 3.19/km para todo el sector, que creo que está muy bien y con el que estoy también muy contento.

sector3

Visto lo visto, y aunque el triatlón sigue teniendo un encanto especial respecto al duatlón, creo que el año que viene intentaré hacer algún duatlón más, además del de Valtierra, claro, al que haré todo lo posible por no faltar.

Duatlón de Valtierra. Crónica.2º!

Nada más llegar el viernes a Valtierra, lo primero que hice fue ir a ver el circuito (7km) en bici. Me preocupaban “la subida”,  creo que de crío siempre la subí por el otro lado, y el estado del asfalto. La subida me pareció más dura (empinada) de lo que esperaba, pero también bastante corta. Por donde las piscinas me encontré con Iñaki que me estuvo contando que al final les habían echado gravilla bastante tarde, por lo que la bajada, estaría algo peligrosa. Lo comprobé in situ, pero como acertaron alejando el punto de giro de la zona de gravilla, no había mayor problema si se pasaba con un poco de precaución.

El sábado se me hizo largo. Muy largo. Tanto que hasta aproveché para cortarle el césped a mi abuelo. Los nervios iban apareciendo poco a poco. Por fin dieron las 12:30 y subí al polideportivo en bici para coger los dorsales. Además de coger el mío, fui a ver los dorsales de la gente a vigilar y a todavía no ponía cara:  Ibai Alba, Garín, a Castillejo y Sevillano ya los conocía, y ¿Monagas? Pues o soñé que estaba en la lista de inscritos, o se había dado de baja, pero ahí no estaba. El tema cambiaba considerablemente y la estrategia a seguir también: perder el menor tiempo posible con Ibai, cogerle en bici con los del Arenas e intentar sacarle por lo menos 20-25 segundos en la T2. Ese era el plan, pero tampoco sabía muy bien cómo andaba en bici. En Zumaia no le metimos mucho tiempo, pero creo que iba en el megapelotón del segundo grupo, así que tampoco era una referencia fiable. Se vería en el asfalto.

Después de comer y una pequeña siesta, café solo y ducha para espabilar, me fui hacia boxes. Una vez más, un pequeño sueño hecho realidad: salir de casa con la mochila y la bici e ir al centro de mi pueblo para correr un duatlón con opciones de estar delante.

Después de hacer unas bromillas con la juez navarra que cada vez que me siempre me dice “estos vascos están en todas partes”, (chata, que estoy en mi pueblo!!!) dejo la bici y empieza a llover con fuerza, así que decido que de nuevo nada de gafas. Me fijo en la bici de Alba. No tiene zapas de triatlón y las tiene sin poner en los pedales, de donde deduzco que no tiene mucha confianza en la transición. De lo que no me acuerdo es de quitar algo de presión a las ruedas, que están a 8 bar recién metidos en casa para evitar pinchazos con la gravilla y piedras sueltas. 40 minutos antes de la salida, empiezo a calentar poco a poco. No me noto mal. Un poco tenso, pero sé que con lluvia corro mejor que con calor y no hay curvas peligrosas en la bici, así que no me preocupo. Según van pasando los minutos y acercándose la salida, me voy notando cada vez un poco más agresivo, más espitoso. Patri me ve y hasta se asusta. ¿Estás bien? Sí, estoy bien. Por una vez, voy a salir a intentar ganar.

Nos colocamos en la salida, primera fila y media, al lado de Ugaitz con quien me relajo un poquito hablando, Castillejo, que está más espitoso que yo todavía (ídolo local) y Alba a quien por fin localizo.

P1020800

Se da la salida y salgo alrededor del 15. Alba va mirando para atrás, no se decide a tirar del todo, y para cuando lo hace ya estoy mejor colocado. Castillejo sale a por él, y yo me quedo con Sevillano. Me noto bien, pero salir a por Alba es una locura. Si me metió 45 segundos de Zumaia, me los puede meter de nuevo perfectamente aquí, por mucha carrera que quede por delante, así que me ciño a la estrategia.

El primer kilómetro lo paso a 3:11. Me sorprende un poco por lo rápido, pero bueno, como me noto bien, sigo ahí. Le adelanto a Sevillano, y me acerco a Castillejo que ya ha empezado a ceder. Al llegar a la carretera ya me pongo segundo y le digo a Castillejo que en bici le cogemos a Alba. Vamos, que no tengo ninguna intención de irme sólo. Pues nada, que voy a pasar segundo por delante de toda la familia, así que intento que por lo menos se me vea con buen estilo dentro de lo feo que corro.

Vamos pasando bastante rápido a la gente de los relevos  pero con Alba a la vista. Antes de llegar a la T1, me distancio un poco por si acaso la lío en la transición, no perder el grupo perseguidor.

1276816_401797059946510_1878789695_o

Llego bien de respiración, y sólo hay que quitarse las zapatillas y ponerse el casco, así que me lo tomo con cierta calma.

Entonces mi madre me dice que el primero se ha caído al salir de boxes, que aproveche! (Fair play de madre) Me llevaba tanta distancia (30 segundos) que ni me acerco. Salto bien y me pongo las zapatillas rápido. Empiezo a tirar, pero enseguida miro para atrás. Vienen tres y parece que fuerte. Así que sigo hacia delante pero esperando bastante. Me cogen en el inicio de la subida, pero no me pasan y enseguida cogemos a Alba. Bueno, pues de momento todo según el plan. Ahora hay que meterle 25 segundos, pero estamos un grupo de 5 donde parece que andamos todos parecido. Antes de acabar la subida hay un par de escarceos, creo que de tanteo. El chaval al que no conozco (iñigo Arregui) parece que anda fuerte y Alba responde bien a los ataques a pesar de que se le suelta la zapatilla del pedal cada vez que arrancamos.

Hacemos la primera bajada con bastante precaución, pero en el giro de 180º (al que para variar entro último las tres vueltas) se arranca con fuerza. Menos mal que esas arrancadas las tengo bien pilladas, pero me sacan unos metrillos que me acojonan bastante y me hacen ver que lo de irme de ese grupo no va a estar nada fácil. Engancho bien pero al entrar en el pueblo Castillejo vuelve a calentarse (como para no!!) y pasamos por delante de todo el gentío con un griterío impresionante en el que distingo mi nombre desde varios sitios diferentes. Increíble.

1270912_401800946612788_256178651_o

Tenía pensado intentarlo en la segunda vuelta, pero Castillejo y Arregui se me adelantan, así que no queda otra que responder. Voy empezando a convencerme de que si llegamos así a la T2 ya es más que suficiente. Un ataque a lo loco puede hacer que al final termine quedándome, y si llegamos los 5 creo que tengo muchas opciones de hacer segundo que no está mal. Decido dejarlo para la tercera vuelta, pero creo que todos pensamos los mismo.

1380304_529127380503591_134000631_n

La situación es bastante rara. A veces nos ponemos los cinco casi en paralelo, miro hacia atrás pensando que todavía nos pillan, pero luego aceleramos aunque sin ataques. Decido pasar para marcar un ritmo un poco más constante, endurecer un poco la carrera, que no haya ataques pero intentar que la gente llegue castigada, pero sin quemarme yo, claro. El segundo paso por el pueblo decido que paso yo por delante, detrás de la moto. Pequeño homenaje que me doy, que no lleva a ningún sitio, pero que me hace una ilusión bestial.

1082066_398549863578819_381721161_o

Empezamos la tercera y última vuelta. Arregui ataca en el primer repecho, pero todo el mundo responde. Cuando parece que llega la última oportunidad Sevillano hace el afilador con Castillejo y Sevillano casi se va al suelo. Y de repente alguien (no sé quién), dice: esperamos? Y le esperamos. Impresionante. Me quedo un poco alucinado, pero en ese clima de respeto que llevábamos durante las 3 vueltas, parece que es lo más adecuado. Así que esperamos a que se reincorpore y paso a tirar de nuevo, con la intención de volver a endurecer y entrar el primero en el giro. Nada. Tampoco lo consigo esta vez. Al llegar a la gasolinera, y llegando desde atrás porque he vuelto a perder unos metros en el giro al derraparme la rueda trasera, veo que es la última oportunidad y arranco: si abro hueco y no se entienden entre los de atrás puedo sacar 10-15 segundos, que quién sabe…tal vez sean suficientes si Alba hace una mala transición. Pero nada, en cuanto miro por debajo del sobaquillo, veo que han salido a por mí (nunca hay un Valverde cuando hace falta) así que ya me concentro en hacer bien la transición. Uuuuna vez más entro el último del grupo. Hago el cruzadito tarde, pero sin problemas y corremos por boxes ante la algarabía general del pueblo que nunca ha visto nada así.

65059_401812286611654_1252952816_n

Me pongo las zapatillas rápido y enseguida me pongo segundo. Muy pegado a Alba. Más de lo que me esperaba. Voy con poca fe, pero bueno, porque la verdad que esperaba que Alba iba a salir como un tiro así que me animo por un rato, hasta que poco a poco empieza a marcharse y ya veo que es imposible, que no va a fallar así que empiezo a mirar para atrás y veo que Arregui no está nada lejos así que el objetivo es no fallar yo.

Al salir del campo y llegar a la carretera veo que eso ya no se me escapa así que disfruto de verdad los últimos metros, finales de una temporada en la que me lo he pasado como los indios en el último mes, y aprovecho el margen de tiempo que tengo para celebrar como Dios manda la llegada, saludar a los valtierranos allí presentes y dedicarlo a quien más se lo merece.

892528_398542256912913_1616962183_o

No quiero terminar la última crónica del año de duatlón/triatlón sin agradecer a mi familia que estuvieran conmigo en una carrera tan especial, a Iñaki y todos los que contribuyeron a crear la fiesta del deporte que se vivió en Valtierra el sábado con a base de mucho trabajo e ilusión, a Foto Tri y Juanmari por posibilitarme tener un book completo de recuerdo de un día inolvidable, a mi grupo por animarme y apoyarme cuando peor lo he pasado esta temporada y por supuesto una vez más a Patri, por hacerme todo mucho más fácil a base de una paciencia infinita.

Clasificación

P1020811