Transpirenaica. Comienzo y replanteamiento.

Por fin he llegado de mi primera experiencia alforjera. Irrepetible. Como tengo para rato con la crónica, de momento escribo la etapa 0 y la 1… Y ya iré ampliando…

El día 13 de agosto, salimos Gorka, Iván y yo a las 7.45 desde la estación de autobuses rumbo a BCN, con ALSA, que sólo nos cobraba 5 euros de más por llevar las bicis, y ni siquiera había que embalarlas. Sólo desmontar la rueda delantera y cubrir un poco la cadena. Vamos, casi lo mismo que en Renfe (donde sólo se puede llevar desmontada y embalada en los trenes litera) o en los interminables Regionales.

Nos plantamos en BCN-Sants a las 14.50, en viaje bastante cómodo, cuya primera parte me pasé dormido. Algo insólito, pero se ve que todavía arrastraba la secuelas del corte de digestión que cogí el día 10, que no se nos ocurrió otra cosa que subir a Opakua, (Mikel en plato) y yo detrás a 186 ppm, para eliminar los excesos de las fiestas. EL siguiente tren salía a las 15.16. Así que corriendo (yo, claro, Iván y Gorka a su ritmo) por la estación a buscar la taquilla donde se expedían los billetes. Iván, el experto en estas lides, nos dijo que en el primer o el último vagón de los trenes regionales siempre había un hueco para meter las bicis. Así que corriendo, esta vez sí, todos al primer vagón, donde nos encontramos con una pareja de madrileños con sus bicis. Metemos 5 bicicletas con sus alforjas como podemos, porque no existía el tan ansiado hueco… Y así durante dos horas, en un tren petado hasta la bandera (día entre semana en hora punta) y 36ºC de temperatura exterior, y yo que no me acababa de encontrar en condiones.

Llegados a LLançá buscamos nuestra pensión, donde también hacía un calor infernal. Dejamos las cosas y decidimos ir a la playa para darnos el clásico baño inicial en el mediterráneo.

Etapa1- Llançá-Albanya: 70 km.

Salimos a las 9.00 y ya hace calor. Apenas hemos dormido nada porque teníamos la ventana abierta para intentar refrescar la habitación, (en balde) y pasaban coches y camiones cada 2×3.

En la primera cuesta, dura, nos encontramos con la pareja de madrileños del tren… Parados, porque a la chica se le han subido las pulsaciones y en el primer cruce ya se había perdido… Intercambiamos unas palabras con ellos y seguimos con el repechón. 5 km al 5% por una pista que n ose parece a la de las fotos, nos empieza a hacer ver a lo que nos estamos enfrentando. Y cuesta arriba cuesta abajo, parando cada 10 minutos para que Gorka recomponga su equipaje que se le cae en cada movimiento brusco, y empezando a coger carretera en lugar de liarnos con los dichosos cruces de las pistas, llegamos a comer a Agullana. Km 40. 13.30h y un calor insoportable… “Sólo” nos quedan 30 km..

Todavía nos queda el cuestarrón al Collado Creu de l’Ocell. Impresionante. No acaba nunca.. Gorka ya piensa en abandonar e Iván y yo en algún replanteamiento del viaje, porque así no podemos seguir. Pero bueno, se supone que ya es todo cuesta abajo hasta Sant Llorenç de la Muga, así que de momento pensamos en terminar la etapa y luego ya veremos. Pero hete aquí, que de repente nos encontramos con otro cuestón, esta vez de cemento, que no aparece en ningún sitio y que ya acaba de machacarnos a todos…17.00, llevábamos 8 horas a más de 30ºC, con 7 o 8 bidones bebidos, y seguimos deshidratados. Esto definitivamente nos es para nosotros. Llegamos a las 18.10 al camping de Albanya que marca 36.6ºC… Otro día así y morimos.

Así que creamos gabinete de crisis, y decidimos cambiar el plan: No estamos preparados ni físicamente, Iván y Gorka llevan bicis sin suspensión delantera, estamos en plena ola de calor, y demasiado peso en las alforjas para seguir por esas pistas. Haremos la Transpirenaica en BTT por carretera.

Anuncios

Pulso en entrenos de natación.

Una de las muchas cosas que tiene vivir en Vitoria, es que de repente te levantas un día con 16ºC, y el cielo encapotado. Para muchos, esto sería una putada. Para un triatleta, es una maravilla. Puedes salir en bici a cualquier hora del día, sin andar pendiente de deshidratarte o que te dé un pampurrio en cualquier subida.. y hoy, pues me he encontrado una piscina de 50m, con agua a 23ºC, para mi solito :).

Me he llevado el neopreno, porque el agua está calentita, pero se nota que fuera hace frío, y al final acabas quedándote tieso a la mitad del entreno. Además, así vuelvo a recuperar sensaciones de nadar con neopreno, más de un mes y medio… y además me controlo el pulso durante las series.

Tengo un problema, que es más mental que otra cosa, que es que entrenando sobre todo si lo hago sólo, el pulso no me sube. O sea, que no fuerzo. No sé si es que me desconcentro, que no acabo de notarme a gusto en el agua, (medio extraño para los humanos), o que me falta motivación… pero hoy me ha vuelto a pasar los mismo. Ae2:

2×100: 1.20/100 a 145 ppm; 1×200: 1.26/100 a 153 ppm;

2×100:1.23/100 a 153 ppm;  1×200: 1.26/100 a 153 ppm.

2×100:1.24/100 a 152 ppm.

Los tiempos no están mal, pero supone que debería estar algo por encima de 160 ppm, por lo menos, a pesar de ser series cortas, porque las he hecho con sólo 15″ de recuperación. En carrera, en el agua sí suelo estar entre 160 y 165 ppm. Y no puede ser que series me salgan más “suaves” que carrera. Seguiremos trabajando en ello..

Se acerca el objetivo del año.

Cangas de Morrazo: localidad pontevedresa cuyo nombre tengo en la cabeza desde hace meses, ya que es ahí donde se celebra el Cpto de España de Triatlón.

Es el objetivo prioritario de mi temporada, y desde que en febrero pude empezar a entrenar tras mi amigdalitis, todo ha ido enfocado a ello.

El objetivo cualitativo es mejorar lo del año pasado en Ferrol. El cuantitativo global, (y más díficil) meterme en el top 20 del grupo 30-34.

Más en concreto, la natación me gustaría hacerla mejor que el año pasado (23’12”). Y creo que sería factible, si no fuera porque me voy a ir 15 días a hacer la transpirenaica en BTT, y no creo que encuentre ningún lago donde echarme a nadar…

Para la bici, por fin hay circuito publicado :

Parece que son 4 vueltas a un circuito de 10km, con una subida de 2 km, en la que el primero es al 3-4% para acabar subiendo al 8%. Así que va a tocar hacer series de ese pelo… opciones que se me ocurren de momento: Zubizabal desde Ubidea, Maturana, Zaldiaran desde Berrostegieta…

Y corriendo, no creo que sea complicado hacerlo mejor que el año pasado (38.25) , donde llegué bastante tostado y encima me desconcentré con el número de vueltas..

Así que esta semana de fiestas de Vitoria, intentar salvarla como puedas, por lo menos nadando por la mañana para quitar la resaca y después a Pirineos.. Nada más volver, “competir” en Aritzaleku, y una semana antes de Cangas, el sprint de San Juan de Luz.

Alea jacta est:)

Recuperando el ritmo(II)

El miércoles tuve visita de unos pesados de Airbus que no se fueron hasta las 17.15 (cómo se nota que ellos no se tienen que volver en coche como hacemos los putos subcontratistas). Llevaba de seguido desde las 8 en la oficina, y aún así conseguí reunir fuerzas para al llegar a casa coger la bici y salir hacia Okina. ¿De dónde salieron las fuerzas? De leer los primeros rumores que hablaban de una subida en Cangas del Morrazo de 2 km al 6-8%..

Lo más parecido que se me ocurrió fue subir a Okina, tal vez algo más duro y sobre todo más largo, pero hacía un año entero que no subía y la verdad es que ya me apetecía. Fui suave hasta Ullibarri de los Olleros, y a partir de ahí fuerte :10’59”, con 327w. Al bajar me encuentro con Celaya y Guti, y me quedo con ellos, para completar 50 km, a 183w.. Que tal como había salido de casa, pues estaba bastante bien.

El jueves me fui a nadar con Arrate para hacer su entreno. 3800 con 30×100… vaya con los entrenamientos de Ciro!! Típico entrenamiento que como estés sólo es una agonía y que casi seguro que no acabas, pero que si vas acompañado, hasta pasa rápido (gracias Neni!!). Yo tiraba 2 y Arrate 1. y así como que se pasaba rápido la cosa.

10×100 palas+pull: 1’30’

10×100 palas: 1’30”-1.32″

5×100:Ae1: 1’38” (con una sensación horrible de no coger agua después de 2000 con palas…) 

5×100:Ae2: 1’32”

Bastante contento. Para ser piscina de 50, conseguí hacer tiempos decentes sin asfixiarme demasiado. El problema sigue viniendo cuando hago series algo más largas :200, 300, que el ritmo enseguida cae.

Sábado: otra vez, acompañado!! es que así da gusto entrenar: media cuadrilla (Iván, Gorka futuros compañeros de fatiga en la transpirenaica), Aitor y Mikel, compis de equipo: Alex, Borja y el siempre ilustre Celaya.  Casi nada el nivel de la grupeta, para hacer la vuelta de Nanclares, Berantevilla, Zaldiran.

Empiezo atrás para ir integrando a la gente que no se conoce. 4º en grupo: 30 minutos a 82w. Vamos, nada.

En Montevite tenía pensado tirar un poco, pero Aitor y Mikel no dan opción. A la bajada sí que ya nos ponemos Borja (que ha vuelto a la carga esta semana) y yo a tirar: 30 minutos a 205 w, (esto ya es otra cosa) hasta que aprieto en la subida a Igay: 40″ a 573w… y hasta que se me rompe un radio de la rueda trasera. Me acuerdo de Iker y sus aventuras con los radios colocados en txirrinduz, de Santos… En fin. Habrá que cambiar de tienda.

Con ayuda de un lugareño lo rompo, y salgo a por el resto, pero cuando les cojo ya no me quedan muchas ganas de tirar, y quiero probarme en Zaldiaran.

Salgo desde Trebiño. Mikel arranca algo después con Alex, pero le deja justo antes de cogerme y dejarme. No consigo seguirle más de 50m. Veo 183 ppm y casi que decido dejarlo para otra ocasión y sigo a mi ritmo. 18’55”; 311 w (nuevo record de 20′-> FTP=280w); 171 ppm. Como se dice en estos casos, jodido pero contento:)