ITU LD World Championship. Previa

La previa de la carrera soñada. No sé ni por dónde empezar. Podría hablar de los 11 años que llevo ya en este deporte, de los kilómetros que he hecho por las carreteras del domingo, de las carreras que he hecho para poder clasificarme… Pero podría tirarme horas, está todo el mundo hablando de lo mismo y no es plan.
Lo que estamos viviendo en Vitoria estos días en un sueño para muchos, sobre todo para los que llevamos más tiempo en esto (creo que ya puedo incluirme en este grupo). En este caso, sobran las palabras, porque es bastante evidente lo que supone correr un mundial en casa. Todo tiene sus matices, pero estamos los mejores de entre los que hemos querido correrlo, y tener esta oportunidad, para mí, es un premio enorme.

Por lo menos hasta hoy, estoy bastante más tranquilo de lo habitual. Por una vez, parece que veo a la gente de mi alrededor más alterada que yo. Puede que sea por el estrés acumulado en el trabajo últimamente, de haberme encargado de hacer 18 monos personalizados para esta cita por evitarnos los denostados monos de la FETRI, o por los nervios previos a mi primera presentación en la sede de 42195.es de algo que no tiene que ver directamente con mi trabajo, pero creo en el fondo, todo esto me ha venido bien para no estar dándole vueltas a lo mismo continuamente.

Físicamente me encuentro muy descansado. También mejor de lo habitual, aunque tengo los isquios un poco agarrotadillos a pesar de haber pasado el martes por Igaro (y menos mal). Espero que para el domingo se me pase.

Y en cuanto a la carrera en sí, pues no me ha dado tiempo a estudiar a toda la gente que corre en mi grupo. Sólo he mirado a los españoles y algún extranjero. Hay gente mejor que yo, (por supuesto), pero corro en casa chavales!! No hay miedo!!
En el pantano ha sido donde he hecho siempre mis mejores nataciones. Nunca he nadado 4000 seguidos, pero en Calella no se me hizo demasiado largo (un poco aburrido, sí). Este año he bajado bastante el volumen en los últimos meses, pero no me preocupa demasiado.
En bici, mis cuentas y los dichosos factores de FTP me dicen que tendría que estar entre 230 y 240w. Me parece un poco excesivo, pero las piernas y el corazón también hablan, yo les sé escuchar y no tengo miedo de reventar.
Me ha costado lo suyo, pero he conseguido una posición en la Blue (el proceso casi entero lo pondré en cuanto pase el mundial) creo muy buena, en la que puedo aguantar el tiempo que haga falta sin tener problemas ni lumbares ni de psoas. Así que aguantar, aguantar, aguantar.


Y si no pasa nada antes, nos bajaremos de la bici en el mismo cogollo de Vitoria, a 300 metros de mi casa de toda la vida… Y a correr, a correr por donde lo he hecho siempre, la Senda, El Mineral, la Unis… 4 vueltas. El objetivo es llegar entero a la última vuelta. Este año no me la juego y corro con las Launch. Creo que la apuesta de las T6 en Calella no salió bien, y como muscularmente llegaré justito, voy a ir a asegurar en este tramo.
Sólo queda disfrutar del ambiente de estos dos días y de cada brazada, cada pedalada y cada zancada del que espero que sea mejor día de triatón de mi vida.

Como me dijeron ayer, justicia para todos!!

Anuncios

A falta de 5 días, vistazo atrás.

Últimamente, en la grupetilla de entrenos, discutimos mucho sobre números, sobre formas de entrenar, sobre lo que la gente pone en sus blogs, si interesa, si no, si hay que poner lo que entrenar.

En mi caso he hecho un ejercicio individual para ver lo que he entrenado este año, porque tiene toda la pinta de que ya no competiré más alla del 29J.
Lo publico. Habrá gente que a la que le resulte interesante y gente a la que no le diga nada. Mi opinión es que a la mayoría no le va a aportar nada, porque esos números, sin intensidades no dicen nada.
Yo los pongo para darme cuenta de lo que me ha costado llegar a la oportunidad que voy a tener el domingo porque todos los años digo que no puedo entrenar más, pero al año siguiente siempre entreno más. Esta noche cuando volvía a casa a las dos de la mañana dejando a mi cuadrilla en el casco viejo, me daba cuenta de que tengo 33 años y llevo ya 11 entrenando.. Un tercio de mi vida. En fin, ahí van.

Natación: 322.550 m

ciclismo: 6250km

carrera a pie: 540 km.

(no lo llevo en excel y no he conseguido sacar sólo lo de esta temporada en el Sporttracks)

Como siempre digo, he tenido la impresión de que más que esto ya no podía hacer, bien por capacidad física o limitaciones sociales, laborales, familiares, etc. A algunos les parecerá poco a otros mucho… Es lo que hay y con lo que nos plantaremos en Landa a las 8:40 de la mañana.

Llegó la semana del Mundial

Ya está. 3 semanas de carga, sin incidencias. Milagro!

No del todo ordenadas, pero metiendo el volumen que quería en la bici, sobre todo en la última semana, entrenando bien corriendo, aunque como siempre menos kilómetros de los planificados (pero no tan pocos como los del año pasado) y algo menos nadando pero metiendo un par de días de aguas abiertas y neopreno.

Estoy mejor que el año pasado para el Challenge. Los números lo dicen, pero también mi cabeza y mis sensaciones. Tengo más confianza en lo que llevo dentro y sé que muy mal voy a tener que estar para arrastrarme por la calles más emblemáticas de mi ciudad como lo hice por la endomoniada recta de Calella.

Es la carrera de mi vida, la que lo tiene todo, con la que sueñas durante todos los entrenamientos y la que tengo entre ceja y ceja desde hace dos años. Cuando los isquios me tiren corriendo, sé que va a haber muchas otras cosas que me van a hacer seguir hacia adelante.

Toda esta épica y emotividad están muy bien, pero si se ponen los medios para evitar tirar de ellas, mejor. Así que esta semana: natación para no perder sensaciones en un medio hostil, unos cuantos cálculos para estimar el FTP objetivo, fisioterapia en Igaro para ponerme en el sitio, descanso y cuidado con la alimentación, al aire acondicionado… etc.

Ya queda menos.

Dureza mental.

Para las carreras en general, pero sobre todo para las de Larga Distancia, es fundamental estar preparado mentalmente para ser capaz de sobreponerse a los momentos donde va a tocar sufrir, en los que falta motivación para seguir empujando para mantener el ritmo, esos en los que ves que no vas, en los que parece que eso no va a terminar nunca.

Como todo, eso también se puede entrenar. Creo que tampoco es necesario hacerlo demasiado, porque corres el serio riesgo de ya no querer salir a entrenar (y yo hago esto porque me gusta y me apetece, no por otra cosa) y cuando no tenga ganas de ir a entrenar y no me apetezca zurrarme, me buscaré otra cosa.

Así que esta última semana de entrenamiento de verdad, que probablemente sea la última de la temporada (eso también lo ha hecho más fácil) me había marcado dos entrenamientos, exigentes, no tanto por la dureza física (que también) si no por la mental.

El de la bici consistía en dos vueltas al circuito del Mundial (que creo que no andaré lejos de recibir el premio al que más vueltas le ha dado.. les tengo que preguntar a Eneko y a Pedro Oviedo cuántas le han dado ), con 2×1 hora al 75%FTP. Esto un lunes, después de trabajar y con cerca de 30ºC.

Nunca había hecho dos series tan largas pero acabé muy contento. Los watios no salieron como esperaba, pero no era lo más importante. Fui capaz de mantener la concentración durante ese tiempo y aguantar. También ayudó que se me engancharan a rueda de la última dos chavales del Aranako a los que me vi obligado a soltar:)

Corriendo, había otro que tenía ganas de hacer desde que se lo oí a alguno por aquí… Empezar a dar vueltas al Prado (707m) a 4’/km…..y seguir, seguir y seguir. Introduje una pequeña novedad de mi cosecha: intercalar vueltas 3.55’/km con vueltas a 4.08’/km, para por lo menos entretenerme un rato. Al final, 26 vueltas non-stop (casi creo que es peor parar y arrancar 25 veces), muy constante (+/-2 segundos/vuelta respecto al tiempo objetivo) con la sensación de que podría haber seguido (ésa es la buena) pero que tampoco era plan porque tenía bastante cargados los isquios y empezaban a resentirse los tendones y estamos a falta de una semana.

Así que, en lo que a la cabeza se refiere, creo que estoy preparado. Además de que el domingo 29, por falta de estímulos no va a ser.

Cuando entrenar da gustito.

A casi todos, por no decir todos, los que competimos en este deporte por afición, nos gusta entrenar. Pero también está claro que hay días en los que da más pereza hacerlo por diversos motivos, o algunos en los que sales por salir, pero no tienes ganas de exprimirte.

Cuando el verano pasado estaba entrenando para mi primer (y de momento, último) ironman, hice dos meses específicos de preparación. El primero lo hice muy a gusto (estaba de vacaciones y vivía como un pro), pero en el segundo me agobié bastante. Así que ahora que tocaba un mes de subir de nuevo la carga para el Mundial, y sobre todo empezar a correr en condiciones, (y todavía no estoy de vacaciones, aunque sí trabajando de 7 a 15h)  tenía algunas dudas de cómo iba a reaccionar mi cabeza.

Nadando, de momento, he tenido suerte. De vez en cuando todavía nos juntamos unos cuantos en la piscina de Mendi (además de los olímpicos, que siempre vienen bien para picarte en las series cortas), con lo que volver a los casi 4000 se me está haciendo más sencillo. Si a eso unimos las salidas de aguas abiertas como las de este semana, ya lo flipas.

En bici, he vuelto a la Blue, que ya le tenía ganas y después de un mes sin entrenar con objetivos claros (series a potencia) estoy haciendolo con ganas y además (o tal vez por eso), me están saliendo bien. Y sobre todo, porque las series de 40 minutos al 85%FTP en entrenamientos de más de 3 horas, salen mucho mejor cuando las haces bien acompañado.


Corriendo, que siempre me suele costar pasar de una hora, he tirado de las clásicas ayudas de motivación.
La primera es fácil: visualización de la carrera a pie del Mundial en casa, para el que tanto he luchado por clasificarme. La segunda, tener a mi disposición y gratis, recorridos absolutamente IMPAGABLES.

1.-La vuelta a Oro en Zuya.

2.- Las infinitas combinaciones por el Bosque de Armentia, un lujo al lado de mi casa.

y todo ello con la música que me más me pone para hacer los rodajes (variadito y no demasiado cañero, que si no, me acelero):

Así da gusto.

Triatlón Sprint Tudela 2012. Análisis.

Natación.

Según salía del agua, pensaba que otra vez había nadado mal. Después de ver los tiempos y hacer los cálculos de siempre, veo que nadé igual que en Donosti. Simplemente, que al haber menos gente, el hueco con los de delante era mayor, vamos, que no había gente por el medio. (He tenido que añadir a los navarros y aragoneses en las referencias:))

Tudela 2012 Tudela 2011
dif ritmo dif
Unanue 10:54 01:58 15% 01:15
Muller 11:29 01:23 11% 01:19 01:42 14%
Simón 11:53 00:59 8% 01:22 01:03 9%
Cebollada 11:53 00:59 8% 01:22
Sevillano 11:59 00:53 7% 01:23 00:38 5%
Flores 12:02 00:50 6% 01:23 01:03 9%
Diego 12:52 01:29

Sin embargo, mi ritmo nadando, para un sprint está claro que no es suficiente. Me faltan por lo menos 5 segundos el 100, que es una auténtica barbaridad. Como llevo repitiendo ya cansinamente, en febrero podía estar 2 ó 3 segundos por debajo de lo de ahora, pero entre las molestias en la espalda en mayo y el mes de junio que he reducido mucho la intensidad y el volumen porque he competido todos los fines de semana, pues no he podido recuperarlos. Lo noto sobre todo en la frecuencia de la brazada, que me cuesta muchísimo aumentarla. Así que para el año que viene o mantengo los 40 km/mes que hacía al principio, o me olvido de esta distancia.

Bicicleta.

Me cago en las puñeteras pilas del buje del PT que me han durado un mes, a 4 euros la pila. No tengo datos. Estoy seguro que hice más watios que el año pasado, peeero, no hay datos, no hay conclusiones, no hay nada que aprender. Sólo a tener más cuidado al cambiar al plato pequeño.

Carrera a pie.

De nuevo, mucho mejor que el año pasado. Sin encontrarme nada fluido (mis últimas series fueron antes de Deba) sí que mantuve el ritmo crucero de 3.28-3.30, sin demasiados problemas, en un circuito de gravilla y arena suelta, con sol en algunas zonas y viento. Me encontré mucho mejor a partir del kilómetro 4, pero entonces ya se acababa el tema.. Probablemente si hubiera tenido a alguien más a tiro desde el principio, podría haber ganado algunos segundillos más, pero bueno, en este sector no puedo pedir más.

 

RESUMEN.

Incidente de la cadena aparte, creo que la carrera que hice estuvo bastante bien. En todos los sectores di el máximo (nadando, ahora mismo no hay más) y las transiciones también las hice bien, cosa rara y cremallera aparte.

En esta distancia, es lo que hay. Para el año que viene (en principio y salvo cambio de planes en agosto/septiembre mi temporada termina el 29J) hay varias opciones:

-entrenar mejor (no necesariamente más) la natación en los meses de mayo-junio.

-olvidarme de esta distancia.

-seguir participando pero sabiendo que salvo cosas raras en carrera, mi puesto es el de este año.

A meditarlo a partir del 30 de julio. Ahora, a entrenar en la piscina de Mendi (lo de ir al Estadio al aire libre en junio ha sido un error porque no he sido capaz de entrenar ni un día en condiciones), sacar la cabra de nuevo y empezar a meter series combinadas con volumen, y empezar a correr para que no me pase lo de Calella.

 

Triatlón Sprint Tudela 2012. Crónica

Llegamos al parking del Arenas a las 16:15 de la tarde con 31º grados y Cierzo fuerte. Lo de siempre. Saco la bici del coche y le pido a Patri que me saque la rueda delantera del asiento trasero… “qué rueda?”.. Cómo que qué rueda??? La de 60, que la de 90 la he dejado en casa… Ale, bici al coche y de nuevo a Valtierra a por la rueda que me he dejado en el garaje. Por suerte, no estábamos en Vitoria y habíamos ido con bastante tiempo así que en menos de media hora estoy de nuevo en el mismo sitio.
Ahora sí, monto la rueda y vamos a boxes. Paso el control pronto para evitar la cola de todos los años y dejo todo menos el bidón de isotónico de 226ers que me lo traigo congelado y si lo dejo en la bici va a estar caldito. Nos subimos a la piscina un rato, aunque no queda mucho para salida, así que enseguida vuelta a boxes a dejar el bidón y ponerme el Velocity de Xterra. Cuando llego a mi bici veo que hay un chico que lleva acoples ilegales y le hace falta una llave allen. Se la dejo, pero le cuesta un montón arreglarla situación, así que acabo saliendo el último de boxes.
Breve calentamiento y a tiritar como todos los años hasta que salen las chicas y nos metemos al agua.

Este año han decidido meter a un juez con tarjetas al agua (y los gorros numerados, claro) que es lo suyo, para evitar que los de siempre se pasen de listos. La mayoría de gente se coloca en el lado más central del río, que es evidentemente la línea más corta, pero sólo hay 5 o 6 metros de diferencia, así que estimo que es mejor ahorrarse unos golpes y nadar más tranquilo, yendo poco a poco hacia el centro. De todas formas, la situación tampoco está muy clara, y acabo perdiendo la primera línea. Se da la salida, por fin una bocina que suena!

Y para variar el de delante de mí es bastante lento, pero le paso rápido. Al lado mío tenía a Muller y a Taracena. Muller se marcha rápido y me quedo con Taracena. Todo el mundo se tira bastante rápido hacia la izquierda, mientras que creo que yo lo hago de forma más gradual. Voy asfixiadillo, pero no me noto con suficiente cadencia. Voy más pendiente de la boya que de la técnica y ya veo que estoy de nuevo más atrás de lo que quería, aunque tampoco me sorprende. Boya y toca remontar la corriente.
Como siempre, todos muy pegados a la orilla. Y como siempre, tampoco me atrevo y me quedo más hacia el centro. Al levantar la cabeza para ver la boya, veo claramente un grupo muy grande que nos lleva unos 30 segundos. Empiezo a encontrarme mejor y a empujar en condiciones, pero a los de delante ya va a ser difícil cogerles en la bici.
Subo como puedo los escalones, piedras y elementos varios de la orilla y trato de soltarme el traje hasta que chaaaasss…. El cordón de cuero que me puso mi madre se rompe..

Este es mi año con las cremalleras. Nada, sólo me quedan 50 minutos de carrera a 30 grados con un cacho de plástico pegado al cuerpo. Veo que eso no es factible, así que hago otro intento desesperado de abrirlo antes de pedir ayuda a alguien (aunque me pudiera costar la descalificación),

y gracias a Dios, funciona y se abre… Uff. Respiro aliviado. Llego bien a mi bici, otro pequeño lío con el dorsal pero nada comparable al del año pasado y salgo rápido mientras veo como Taracena se pone a beber del bidón sin prisa ninguna…ay. Salto de la rana perfecto y a tirar.

Enciendo el PT y no se conecta con el buje. De puta madre. No es para nada necesario en una carrera, pero me gusta tener los datos de las carreras, y hoy tiene pinta de que voy a reventar mis mejores registros… Hasta que pasamos por encima del puente sobre el Ebro, y me pega un bandazo la bici que casi me tira. Me vienen los fantasmas de Valencia a la cabeza, pero la HED 6 no es la Xentis, y por suerte le he hecho caso a Patri, que cada vez entiende más de esto, o más bien sabe ponerle sentido común, y no he traído la HED9, que sí, va mejor con viento cruzado, pero no con ESTE viento. Me doy cuenta de que cruzado sólo va a ser en esta recta y que dentro de poco será de cara y luego de culo, así que mantengo la calma hasta enfilar la recta que va ya en dirección Arguedas. Ahora, a apretar dientes e intentar recoger gente, porque me da que por detrás no va a llegar nadie. Cojo al eterno Santamaría (que gracias a la absurda regla del neopreno en los V2 me sigue sacando una barbaridad en el agua), y formamos ungrupo de 5 donde nadie colabora, pero todavía es pronto para pararme a pensar.

Veo que llevo la cadena cruzada, así que decido quitar el plato, y a la vez bajar un par de piñones… Una maniobra que hago un montón de veces… pero esta vez la cadena se tiene que salir, y no hay forma de que entre sola. Mierda puta. Pie a tierra y  a meterla con la mano. Me pasan 2 ó 3 bastante fuertes, uno de los cuales era Latasa pero no le vi. Me monto, miro para atrás y no viene nadie cerca, así que a intentar volver a coger a mi grupo. No queda otra. Con el viento de cara parece que están más cerca de lo que realmente están.. Al girar 180º veo que están mucho más lejos, pero sigo intentándolo. Ahora con viento de culo, y por fin lo consigo. Ahí ya, veo que el único que tiene ganas de colaborar el Daniel Sánchez-Alvaro, pero empieza a echarse la mano a las lumbares.. Nos cansamos de que nadie pase el relevo, ni aún pidiéndolo directamente, así que decidimos atacar. Sale Daniel y yo detrás, pero con el viento de cara no es nada fácil y creo que nos ha faltado convicción. Giramos de nuevo, ahora viento de culo, y soy yo el que arranco. Nunca lo suelo hacer, porque normalmente soy más rápido corriendo que la gente con la que voy en bici, pero a este paso los del segundo grupo se nos van definitivamente, los jetas me tocan las narices y quiero darme el gusto de ver que puedo hacerlo. Total, ya no tengo nada que perder. Miro ligeramente para atrás, y veo que me he marchado con relativa facilidad. Ahora es cuestión de mantener. Todavía paso a un par de descolgados de los otros grupos y encaro ya la recta en la que pega de costado, en la que al fondo diviso al grupo.. Calculo que pueden ser unos 30 segundos, así que todavía puedo coger a alguno corriendo.


Llego a la T2 sólo, con Daniel que al final me ha cogido, unos metros atrás. Le hago un gesto de agradecimiento, zapatillas y a correr.
Poco más que contar. Toca remontar pero los de delante no son cojos. Paso a Ana Casares (que 20 minutos antes de la carrera estaba dando el pecho), Altuna Jr que ya tiene que tener pesadillas conmigo, y dos o tres más.

Otra vez que no me noto muy suelto, pero el ritmo no es malo, aunque es en el último kilómetro cuando empiezo a notarme mejor. Voy contando puestos según nos cruzamos, y al final no va a salir mal del todo. Puesto 15, mejor que el año pasado, pero otra carrera en la que me pasa algo.