Aritzaleku 2008. La crónica.

Nunca había llegado tan bien a esta carrera, que tanto me gusta, pero en la que tanto he sufrido siempre.

Todos los entrenamientos de la semana me han salido bien, consiguiendo los mejores resultados y, sobre todo, recuperaciones del año. Así que la carrera prometía.

Los días previos, geniales, como siempre que nos juntamos todos. Lo de la casa de Lezaun de los Urabayen es un lujo que todavía no sé si somos capaces de valorar del todo. A parte de lo bien que lo pasamos a mí me sirve para estar mucho más relajado el día de la carrera. Además, me propuse esforzarme en controlar los nervios.. Y creo que lo conseguí. Además, por primera vez esta temporada, Nagore venía a verme a una carrera. No cabían más alicientes. 

El sábado hicimos reconocimiento previo del terreno (Eukeni e Iker no lo conocían), a ritmo tranquilo pero con un par de acelerones majos para probar un poco y despertar las piernas. La bajada, la hago detrás de Beto, y no pierdo demasiado. Buena señal.

El día de la carrera, salimos de Lezaun a las 8.25 según el timing de Beto que a mí me parecía tarde pero se demostró que era el correcto ya que anduvimos bastante sobrados. Entramos de los primeros a boxes. Me da tiempo a visitar los limpios baños de camping, ponerme el traje como Dios manda y calentar en el agua.

Se da la salida, y no sé por qué, pero no me pongo en primera fila…Me frenan un poco, pero enseguida se estira el pelotón y la natación transcurre sin problemas.

Además, el agua dulce me va mucho mejor.. Voy más tranquilo, me centro bien en la técnica, en remar largo (igual que dijo David Cal..)  en intentar coger alguna espuma y orientarme bien.

Paso la primera vuelta en 11.37, salgo y tripada para volver a entrar al agua. Me centro en alargar un poco más y así engancho con un grupito que se me había escapado en el último largo. Me noto que voy sobrado (hasta puedo hacer cambios de ritmo), pero no quiero forzar más, que lo importante va a ser la bici.

La segunda vuelta me sale en 12′. Empezando a subir la cuesta, (pedazo de cuesta en la que este año casi subo corriendo)

)

 

Nagore me dice que tengo a Alberto a 45″, y creo que Usoa me dice 1 minuto. No acabo de creérmelo, (y menos mal, porque no era verdad, eran los esperados 2’30”), pero me animo a pesar de que no les veo en boxes.

T1 bien, saltito de la rana, y me tengo que volver a bajar porque se me cruza uno. Por suerte no se han roto las gafas. Segundo intento y para adelante. Adelanto un par de puesto y diviso un grupito de 4. Les alcanzo y en ver de quedarme a rueda para respirar me pongo a tirar. Miro para atrás y no me sigue nadie. Pues nada, para arriba. Al final me enganchan dos y hago la bajada con ellos. Sólo pierdo unos 15 metros que recupero en los únicos 500 m llanos del circuito con un arreón importante .(esas series de potencia…)

En la segunda subida al puerto me despego un poco, pero me enganchan en la bajada y esta vez sí que se me escapan más y no puedo cogerles. Así que esta vez toca sólo hasta la presa. En la subida cojo a uno de los que se me habían ido y acordamos que visto lo visto, yo hago la subida y el la bajada. Y nos va muy bien.

T2. momento crítico. (Karlos, observa que ahí todavía no voy pinchado en la rueda trasera)

Tengo que decidir si me pongo calcetines o los dejo en boxes por primera vez en 6 años en una olímpica… Creo que voy muy bien, así que me la juego. Sin calcetos. Salgo bien, con el primer kilómetro en 3.40, pero sé que es un espejismo y que me va a costar bajar de 40, como siempre en esta carrera a casi todo el mundo. En el primer kilómetro ya le veo a Eukeni, aunque me cuesta Dios y ayuda cogerle. Al adelantarle me pregunta qué tal la natación: esto es un profesional y lo demás son tonterías.

El siguiente es Beto: también me cuesta, pero le paso en el 3,5. Llevo las piernas como piedras. Hace mucho calor y cojo todos los botellines en los avituallamientos para echármelos por encima, pero con cuidado de que no me caigan en la tripa. 

Segunda vuelta: cómo me duelen las piernas. Sigo sin llevarlas bien, pero intento alargar la zancada lo que puedo ayudado de los brazos. (Ya se ve en las fotos que muy fluido no voy)

 Los dedos empiezan a dolerme, pero no puedo desconcentrarme pensando en eso. A bracear. Me tomo el segundo gel  me concienzo de que sólo es subir hasta el 7,5 y luego ya es fácil. No diviso a nadie a quien poder alcanzar así que hecho un par de miraditas para atrás para buscar algún aliciente para seguir sufriendo. 

Y recta de meta, saludos a la gente que aplaude y dedicatoria al Cielo.

Puesto 22. Probablemente una de mis mejores carreras, si no la mejor. Ya era hora, ¿no?

Anuncios

Más pruebas de neoprenos

Ayer volvimos hacer una prueba de neoprenos, pero esta vez de una forma más científica que en casos anteriores. Consistía en lo siguiente: disponía de dos trajes Xterra de la misma talla SLO, (165-183cm:63-77kg), uno tope de gama hasta este año, el Vector2 y el otro un Vortex.

Hace 2 días me probé el Vector2 en el campo de regatas del pantano de Santa Engracias y me tiraba bastante de hombros, imposibilitándome hacer el rolido en condiciones… Me notaba rápido, pero me cansaba una barbaridad. Así que decidí compararlo con mi Vortex en piscina de 50 m, con pulsómetro, y aprovechando los medios del tecnun.com triathlon, con medición de ácido láctico, con Iñigo

Tras hablar con Eukeni, decidimos hacer con cada traje 4×100, con 15″ de rec entre cada serie, a ritmo Ae2, de forma que pudiera asegurar que los acababa “bien”, constante, pero forzado para que se vieran diferencias en las mediciones de fatiga. Al ser poca distancia, las diferencias tenían que ser más apreciables en el pulso que en los tiempos.

Los resultados fueron concluyentes.

Vector2: 01:18;154ppm

              01:23 159ppm                      

              01:24  160ppm                      

             01:28   161ppm  

Medición ácido láctico:    6,0 mmmol/l. Recuperación: 119 ppm tras 01:30.

 

Vortex : 01:19;149ppm

              01:22 152ppm                      

              01:25  154ppm                      

             01:25   154 ppm  

Medición ácido láctico:    5,4 mmmol/l. Recuperación: 120 ppm tras 01:30

Conclusión: Entre 5 y 7 ppm de diferencia son muchas. Y sobre todo, la sensación que tuve al ponerme el Vortex fue como si no llevara nada en los hombros.

Moraleja de Perogrullo: por muy tope de gama que sea un neopreno, si te equivocas con la talla, la cagas.

 

 

Mis primeras series de verdad con el Powertap

El domingo, después del viaje de vuelta a casa, y dándole vueltas a lo que dijo Eukeni en el coche de que con el tiempo que entrenamos se podía andar más, decidí que ya era hora de poner a funcionar al PT de una vez.

Me fui a la recta de entrada al aeropuerto de Foronda, ya tenía el sitio pensado desde hace un año, y me propuse hacer 5 series de 5′ con 3 de rec.

El PowerAgent, programa que viene “de serie” con el Powertap, te registra los máximos valores de potencia que has realizado hasta ese día. Son los watios que has sido capaz de mantener en unos determinados intervalos de tiempo: cada 5″, 30″, 1′,5’…. De forma que te así puedas marcar un objetivo real para hacer las series.

Ejemplo:En mi caso, en 5′, tenía 369 w registrados. También te dice cuándo los hiciste, en mi caso, en la subida al faro de Igeldo, con el equipo el 16 de mayo.

Entonces, si quiero hacer series de 5′, parece evidente (yo me di cuenta cuando vi que no llegaba), que no voy a ser capaz de repetir esos valores 5 veces seguidas con 3 ‘ de recuperación entre tandas. Pero sí que habrá que acercarse lo más posible.

En la primera me salieron 293w. Bajo, pero me sirvió para aprender que no por ir más atrancado metes más potencia. Las siguientes las clavé a 313w, yendo un poco más ligero de cadencia, que suponen un 85% de mi máximo a 5′, mientras que en la última volví a bajar a 290w, fruto del cansancio.

En las siguientes series, tendré que acercarme cada vez más a mi máximo en el tiempo y eso será señal de que voy mejorando.

Stage Jaca- Día 5-Pto Oroel desde Bernués

Las agujetas van in crescendo pero hay que salir. Diseñamos en el googlemaps una rutilla con la que pretendemos hacer unos 50 km con un puerto al final. Fuente, que llega borracho después de llegar a casa a las 5 con 9 cubatas dice (o parece que dice) que no ha hecho esa vuelta, pero salimos.

Hace un viento infernal y el circuitillo es un sube-baja continuo, que hace que a parte de que nos salen 73 km, el PT me marque que es la jornada de más trabajo…

La subida al puerto de Oroel es sencilla. Larga pero muy tendida y con los últimos kilómetros de regalo. Empezamos a 250w, hasta que en la primera herradura Iker se despista y se descuelga. Entonces subo a 300w. En los puertos ya tengo bastante cogido el tranquillo a la potencia. La verdad es que vamos bastante bien, incluso Fuente se anima a pasar con su rítmica y característica cadencia. Casualmente, llega la zona de descanso, donde Eukeni que se había quedado un poco, engancha de nuevo, y prepara su clásico ataque de los 2 últimos km, que esta vez me perjuro para aguantar. 

Pego la foto de la potencia. Subida progresiva, descanso y caña al final. Me quedo con unas sensaciones estupendas.

 

Por la tarde, Eukeni se empeña en que sí, que aunque hace más frío que ayer, 17ºC, hay que ir a nadar… Me mentalizo de que esto tiene que ser parecido a la crioterapia, y al agua. 1500 de tirón…Ni calentar ni nada, claro. Es imposible. Nunca había pasado tanto frío en el agua…Buaaaaa.

Decido no coger tiempos para no desmoralizarme más. 

Y a la noche incursión en la noche jacetana… Que menos mal que mis dos compañeros de viaje interrumpieron a las 3.30, porque si no, no quiero ni imaginarme el dolor de cabeza con el que me habría levantado…Ya lo tuve durante todo el día y yendonos esa hora así que….

Quitando este pequeño detalle, intrínseco a lo de salir, un buen colofón a una semana genial. Habrá que repetir.

 

 

Stage Jaca- Día 4-Recuperación

Nos levantamos con unas agujetas espantosas, cansados, está el suelo mojado, hace viento… Ya estamos levantados (8.30) así que decidimos hacer sesión intensiva de juegos olímpicos… Aún así, le echamos narices y salimos a correr 30 minutillos para intentar soltar las piernas… Qué dolor!! Intento cambiar de ritmo pero siento como si las piernas me pesaran 15 kilos más cada una, que en mi caso, proporcionalmente a su peso original suponen montón.

Por la tarde, con un poco de sol nos animamos a ir a la piscina de Jaca. Hace unos 23ºC, pero el agua está a 20ºC, o al menos eso nos dicen… No se lo creen ni ellos. Hacemos 1000 + 1250, en los cuales Iker que se ha rajado hace tiempo me coge tiempos… a 1.40-1.42/100.. Para echarse a llorar. Eukeni me dice que no me preocupe, que no estoy en condiciones… Pero me preocupo es mucho tiempo y nadando no me encontraba demasiado cansado.

Stage Jaca- Día 3-Anayet

Para “descansar” de bici, decidimos que el 3er día vamos a ir al monte. Habíamos pensando en subir al Collarada, pero nos habían dicho que era un poco tostón, así que lo cambiamos por el Anayet, (2.545m) un poco más bajo pero mucho más bonito, y con el que Eukeni tenía una pequeña cuenta pendiente.

Yo no suelo ir al monte. Más bien, no voy nunca, así que aunque tenga bastante más preparación física que la gente que andaba por allí, esto no deja de  ser un deporte distinto, y la cosa tiene su dificultad.

Las 2 primeras horas son de suave subida, por el fondo del valle de Canal Roya, dejando a nuestra derecha la Raca, El Midi d’Ossau y las últimas ampliaciones de Formigal. 

Después en un “cómodo zig-zag”, según el cachondo que escribió la guía que llevábamos se comienza a ganar altura. 

Y sin darnos cuenta ya estamos en la base del mazacote del Anayet. Desde abajo impresiona bastante.

Y no parece que haya una forma sencilla de subir. Nos hablan de un cable, que hay que coger para subir, que está suelto, de una zona que hay que trepar, que hacen falta buenos pies…

Pues nada, para arriba. Resulta ser bastante más fácil de lo que nos habían dicho. El cable, que es una cadena y que está más que bien sujeta, es perfectamente prescindible, (en la bajada ayuda bastante),

y finalmente, en 3h20′ ya estamos arriba.

Balaitous e Infiernos desde Anayet.

.

Pico del Midi d’Ossau, gracias al cual me libré del fregado de la noche en una apuesta. Iker, pitxón.

Pero quedaba lo más difícil. Bajar. Al parar en los ibones a comer el bocata, veo que tengo los calcetines rotos en la punta del dedo gordo. Me los cambio, pero los dedos me siguen pegando en la punta de las zapatillas (primera vez que voy al monte con ellas, esto sí que es ser pichón). 

A Iker, parece que ya no le importan una mierda los paisajes quye en la subida tanto le preocupaban, y empieza a bajar como un tiro. En la parte dura, no arriesgo nada, pero es que en la fácil no puedo alargar la zancada por más que lo intento. Entre los dedos de los pies, las rodillas y los isquios, me esperan dos horas de sufrimiento, que encima voy a hacer sólo, por lo que me dedico a contemplar el valle con la impresionante luz que entra a esas horas y que por cierto me achicharra la cara, porque se me ha olvidado la crema. Pichón otra vez.

Stage Jaca- Día 2-Somport

Despúes de los 90 km del día anterior, vemos que lo de afrontar grandes puertos desde Jaca va a ser complicado y sobre todo, que a un mes de la gran prueba del año no tiene mucho sentido meterese etapas de más de 120 km y 1500 m de desnivel cuando no lo hemos hecho en todo el año. ASí, decidimos que vamos a seguir con dobles sesiones, con bicis “cortas”, pero intensas. 

El objetivo del día es Somport, por la vertiente española. No es un puerto difícil, pero sí largo, (se empieza prácticamente desde Jaca aunque con bajos desniveles), pero para mí tiene un significado especial. Desde que empecé a esquiar, hace más de 15 años (uff), siempre he querido subirlo en bici… Y por fin tenía la oportunidad. 

Me encontraba entre ansioso y nervioso, y me pongo a tirar desde el principio para matar el nervio… Pero no lo consigo. Voy hasta Villanúa 15 metros por delante del resto, y en Canfranc, cuando empieza el puerto de verdad,con varios kilómetros a más del 7% , Eukeni se pone a mi lado y hacemos toda la subida juntos. Es una carretera ancha, con amplios arcenes y coches subiendo a gran velocidad, que hace que parezca que el puerto no es duro, hasta que lo subes en bici.. Los últimos 3 se hacen muy duros, y el último más, con el clásico tirón de Eukeni, que me hace que me ardan las piernas.

Total de la subida: 31 km; 22 km/h; en 1h23′ y 218w; 150 ppm (máx 178ppm);

en los últimos 7 km: 16 km/h; 282 w y 165 ppm.

 

 

 

Arriba,  pedimos periódicos en el bar de la frontera. Y menos mal. omo dice Perico, no hay wind stopper que se iguale a un periódico en el pecho. Bajamos a 75 km/h sin pedales, señal de que pendiente, haberla hayla.