Fase 2, mirada hacia atrás.

Ahora que ya hemos pasado el confinamiento duro, la fase 0, la fase 1 y parece que ya podemos hacer deporte de una forma más o menos normal (exceptuando las piscinas), es momento de hacer un poco de balance de cómo me ha ido todo esto. No quería que una etapa tan bestia como la que acabamos de pasar (y espero que no vuelva) pasara desapercibida en mi diario. 

El resumen principal, es que ha sido imposible hacer nada medianamente estructurado, o tal vez, no me ha apetecido.

En las fase “dura” del confinamiento, bastante rodillo, tal vez demasiado. Con los 13 primeros días encerrados haciendo rodillo todos los días, a pesar de hacer a diferentes horas, en sitios diferentes, con bicis distintas, carreras, entrenamientos y combinado con sesiones de HIIT, Bodypump, yoga… vi que me estaba atascando.  Decidí relajarme un poco, dejar algunos días de descanso y pude conseguir mejores datos en carreras: Perfil Zwift Power  

Desde que nos “soltaron”, el día 2 de mayo y se pudo realizar ejercicio físico de forma individual en nuestras franjas horarias, todos hemos hecho cosas que nunca hubiéramos imaginado. Salir casi de noche a 4-5º sin desayunar antes de ir a trabajar, llegar con la bici de noche y con luces… Pero la cuestión era salir. Disfrutar de la vida, de la naturaleza, del movimiento de nuestro cuerpo, sólo o acompasado al de nuestra bicicleta.

Por mi parte, suspendí mi suscripción a Zwift. Ha sido entretenido mientras no había otra cosa, pero me gusta más andar en bicicleta que machacarme dando pedaladas sin moverme y sin ningún objetivo claro. El rodillo es mi mejor herramienta de entretenimiento desde hace tiempo, pero ahora se trata de hacer deporte y, a poder ser, en contacto con la Naturaleza.

También empecé a correr… Me costó un poco los 2-3 primeros días. Nada fuera de lo normal.  Empecé bastante tranquilo, con 20-25 minutos al día y subiendo 5′ cada día, pero cuando al 5º ya estaba corriendo con fluidez, un esguince de tobillo por ir más pendiente de la gente que paseaba que del firme, me paró.

Con la fase 1 y el movimiento permitido entre municipios también he ido al pantano a nadar, antes de lo acostumbrado. Aún así, esperé una semana a que saliera el sol. A pesar de que tenía accesorios para aguas frías, no quería que mi primera experiencia en agua después de 10 semanas sin estar dentro del agua fuera fea y desagradable, con lluvia, frío y apenas luz. Así que en cuanto salió el sol, me metí al agua. Por suerte, no hay reloj de pared y el GPS no funciona bien en tramos cortos, así que sólo era cuestión de hacer unos metros y sentirme de nuevo dentro del agua. A ver si con todo esto 

Volviendo a insistir en lo dicho antes,  todo esto también me ha ayudado a ver que lo de entrenar (en modo competición) es lo de menos y más cuando no hay carreras.  Necesito hacer deporte pero mi hijo, mi pareja y mi familia son bastante más importantes que hacerlo en ese modo de competición buscando mejoras. Esto creo que es una obviedad pero que a menudo se olvida.  Así que el resultado ha sido que, a pesar de haber podido tener la opción del teletrabajo y de luego entrar en un ERTE, he entrenado menos, con TSS de alrededor de 500/semana cuando en temporada suele estar en 600-700.  Y me da bastante igual.

No voy a negar que he intentado mejorar poco a poco en todo, y sobre todo, mantenerme en 74 kg, que es donde empecé todo este rollo. Mis series y calentones en bici no me los quita nadie, pero eso es parte del disfrute. Eso, o lo de salir a deshoras, no es un sacrificio. Sacrificio es renunciar a otras cosas por ello.

En resumen, estoy contento, porque además de que el puto virus no ha tocado a nadie cercano a mí, he ido pudiendo cumplir pequeños objetivos a pesar de que cada semana teníamos una situación nueva marcada bien por las fases, por la situación laboral o ambas a la vez, lo que obligaba a planificar cada día de una forma diferente, pero con bastante cintura he imaginación lo hemos podido hacer.

A partir de ahora, fase 2, libertad de horarios y reducción de jornada al 50%. Tengo que reconocer que lo primero que pensé fue “más tiempo para entrenar”. Ahora ya veo que no quiero que sea  así, o por lo menos no es lo que voy a buscar, pero entre otras cosas, de momento tengo una oportunidad para aprender a nadar en aguas abiertas y sin sacrificar otras cosas, la voy a intentar aprovechar.